La Mentira, la Fantasía y la Personalidad Infantil

299
La Mentira, la Fantasía y la Personalidad Infantil
Via Anitapeppers Morguefiles

La Mentira, la Fantasía y la Personalidad Infantil

A muchos padres esto de la mentira, en un momento dado nos supera ya que se convierte en una barrera para comunicarnos con nuestros hijos.

Cuando nos encontramos en esta situación debemos averiguar qué es la mentira de nuestro hijo y por qué miente.

El segundo paso consiste en desarrollar estrategias adecuadas que estimulen el desarrollo de una personalidad sana y el equilibrio emocional.

¿Es lo mismo Mentira y Fantasía?

Debemos distinguir lo que es la mentira de la fantasía. Cuando el niño fantasea no tiene pretensión de engañar o mentir, cree lo que cuenta sin distinguir lo que cuenta de lo real o lo fantástico.

La fantasía infantil

Está íntimamente relacionada con el juego, el pequeño ensaya la vida adulta a través del juego simbólico o simulación, juega a las mamás, a comprar y vender a la guerra…se suele inspirar en lo que ve hacer a los adultos de su entorno.

Entre los cuatro y los cinco años, la maduración de las estructuras cerebrales permite que el niño exprese su imaginación creadora manteniendo el sentido real de su entorno y por lo tanto comienza a distinguir lo verdadero de lo fantástico pudiendo aparecer la capacidad de mentir.

Los niños muy imaginativos podrían continuar fantaseando hasta los 8, 9 o más años.

La mentira del niño

El niño miente cuando deforma premeditadamente un hecho real. Afirma o niega algo que no es cierto con intención de engañar. Esto ocurre a partir de los 6 o 7 años, no obstante muchos niños siguen confundiendo a esas edades la fantasía de la realidad.

¿Por qué mienten los niños?

Pueden mentir por muchas razones, principalmente por imitación o por presión social. Para recibir reconocimiento, por quedar bien, para evitar consecuencias desagradables y responsabilidades, para se convincente, por timidez, para parecer gracioso…

Los niños a menudo afirman o niegan invirtiendo los datos de la realidad, en ocasiones los niños también inventan mentiras fantásticas para evadirse de un entorno desagradable o aburrido.

Otro motivo del porque el niño miente es por llamar la atención, prefieren obtener la desaprobación y el castigo de las personas que más quiere y necesita antes que su indiferencia.

Consecuencias de mentir

Cuando el pequeño miente recibe desaprobaciones de los aduntos de su entorno, aprende que esta es una falta grave contraria a las reglas de la conducta adecuada y normalmente se siente culpable.

El sentimiento de culpa y la preocupación por perder la afectividad de las personas a quienes quiere puede tener consecuencias y provocar cambios en su comportamiento.

Con frecuencia el niño utiliza un mecanismo de compensación que le conduce a seguir mintiendo.

Muchos adultos piensan que los niños dejan de mentir por miedo al castigo y esto es un gran error, a lo único que conduce es al perfeccionamiento del tipo de mentira.

¿Qué hacer para evita o corregir las mentiras?

La mentira no forma parte de la carga genética del niño, es un comportamiento aprendido de modo que pueden utilizarse estrategias para evitarlo, disminuir su frecuencia y eliminarlo.

Por ejemplo, realizar un análisis para determinar las razones que conducen a mentir a los pequeños, inseguridad, autoestima baja, temor…

Llamar la atención y trazar las razones antes que el hecho de mentir, facilitar un clima de afectividad, seguridad y confianza para el niño, aceptarle tal como es y enseñarle a admitirse y sentirse orgulloso de sí mismo.

Con sus cualidades y sus limitaciones procurando que nunca trate de imaginarse de manera distinta a como es en realidad.

Rodear al niño de un ambiente relajado y sincero donde la mentira no tenga cabida, en este ambiente los principales modelos de sinceridad a imitar son los adultos que en ningún momento tratan de ser perfectos, admiten sus propios errores saben pedir perdon y perdonan de corazón.

La afectividad y la confianza mutua, adulto – niño deben constituir la base de la relación, hacer ver al niño que tiene más ventajas decir la verdad, alabar su conducta cuando sea sincero.

Procura que jamás tenga beneficios con la mentira, propiciar ocasiones para que el niño tenga éxito en lo que hace, demostrar que no obtendrá castigos por admitir sinceramente que ha hecho o dicho algo que está mal y darle oportunidad para enmendarse.

El niño no miente por placer, siempre hay una causa, en muchas ocasiones la mentira puede ser un grito de socorro pidiendo ayuda para enfrentar una realidad que le resulta difícil aceptar.

El amor de los padres por los pequeños debe conducirlos a prestar la ayuda que están necesitando en vez de castigar su conducta.

A continuación puedes ver el vídeo en el que se explica lo que arriba está escrito. Para los que les gusten más los vídeos que los textos 🙂

 

Espero que te haya gustado y ayudado el post: La Mentira, la Fantasía y la Personalidad Infantil. Si es así, deja un comentario y comparte en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Defenderse de Niños Crueles. 4 Valiosos Consejos Para Enseñar a Tu Hijo

6 Curiosidades sobre Bebés que No te Imaginas

Fuente: guiainfantil.com

Imagen: anitapeppers

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here