¿Cómo se Forja la Personalidad de un Niño?

433
¿Cómo se Forja la Personalidad de un Niño?
Via greyerbaby Morguefiles baby

¿Cómo se Forja la Personalidad de un Niño?

Podemos definir la personalidad de un niño como el conjunto de cualidades psicofísicas y el modo de reaccionar ante el ambiente que cada persona adopta, diferenciándola de todas las demás.

Engloba toda la estructura psicológica del individuo y se manifiesta en su forma de pensar, de expresarse y de relacionarse, en sus acciones, actitudes y en su forma de ver la vida.

Cuando decimos que un individuo tiene mucha personalidad nos referimos a que sus rasgos psicológicos son particulares, precisos y sólidos, destacando por unos valores humanos que le hacen sobresalir de los demás.

Por el contrario nos referimos a alguien con poca personalidad cuando observamos a un sujeto anónimo, impersonal que se deja llevar por los demás, sin criterio propio, se muestra inseguro y no destaca en nada.

¿Es lo mismo personalidad, carácter y temperamento?

Solemos utilizar estos tres términos como una misma cosa, sin embargo, hay diferencias que conviene aclarar:

*Temperamento: Supone la forma característica que la persona tiene de reaccionar al ambiente.

*Personalidad: Engloba lo que el individuo es, su forma de ser.

*Caracter: Supone lo que el individuo manifiesta de su personalidad ante los demás.

¿Cómo se forma la personalidad?

Desde el momento de la concepción, el niño cuenta con una carga genética que hereda de los progenitores y determina cómo serán las características psico-orgánicas también transmite algunas peculiaridades que forman la estructura de la futura personalidad.

Estos factores genéticos o heredados hacen que cada niño reaccione de forma distinta en su contacto con el ambiente que le rodea, es decir, dispone de su propio temperamento.

La personalidad futura será el resultado del temperamento y las acciones educativas que reciba de los adultos, padre, madre, hermanos, abuelos y de las relaciones que establezcan.

El niño irá creando una conducta en función de las reacciones que los adultos tengan ante su comportamiento y de las diferentes experiencias que vayan acumulando.

Progresivamente, recibirá un aprendizaje del comportamiento pre-establecido por la cultura del grupo social en el que vive, el desarrollo de su conducta será diferente al del resto de los niños de su mismo grupo social.

Las diferencias biológicas le harán reaccionar de modo distinto antes el aprendizaje social y sus características individuales interactuarán con su temperamento como la salud, enfermedades, número de hermanos, lugar que ocupa entre ellos, separaciones temporales de la familia, escolarización temprana o tardía.

El niño desarrolla el aprendizaje de la conducta repitiendo los comportamientos que reciben la atención o la aprobación de los adultos y descartando aquellos en los que fracasa la atención y la aprobación.

Aquí radica la importancia que adquiere la actuación por parte de los adultos reforzando los comportamientos positivos y mostrando desaprobación, en muchos casos indiferencia ante los negativos, si el niño recibe mayor número de aprobaciones desarrollará realizaciones con seguridad y confianza aunque presente cierto grado de dificultad.

Su autoestima se verá reforzada, sin embargo, si su comportamiento produce desaprobaciones continuadas el niño será incapaz de consolidar una mínima autovaloración y autoconfianza.

Otros comportamientos que el niño adopta son los aprendidos por imitación, observando a los demás y las consecuencias de sus comportamientos, si se desea que el niño desarrolle una conducta adecuada es necesario proporcionar modelos de comportamiento positivo a su alrededor.

La responsabilidad de padres y educadores es aceptar a cada niño tal y como es ofreciendo una atmósfera social y una forma de relación favorables para el completo desarrollo de su personalidad.

El comportamiento de un niño revela tendencias que son expresiones de sus necesidades y aspiraciones, al principio una tendencia no es buena o mala en sí, constituye una energía que hay que canalizar y orientar hacia fines positivos a través de una actitud educativa adecuada se favorece este movimiento liverador y constructor.

La acción educativa en la formación de la personalidad debe dirigirse a ayudar al niño a funcionar mejor, a sacar mejor partido de sí mismo, a saber descubrir sus propios fines y valores cada vez más elevados.

Todo niño normal está abierto de forma natural a todo, les interesa cualquier cosa y está dispuesto a investigar cuanto se le presente a menos que las cosas excedan por completo de su capacidad de percepción y de comprensión o que se aparten de sus intereses dominantes de ese momento.

Cuando el niño se enfenta a una experiencia nueva y se ve contrariado o la experiencia es traumatizante el dominio se vuelve difícil o imposible de alcanzar, la evolución normal de la personalidad se encuentra gravemente comprometida.

Conviene que la fase de contacto con experiencias nuevas tenga siempre un caracter positivo para no correr el riesgo de promover personalidades cerradas, timoratas, con temor a todo lo que es nuevo y extraño.

Este tipo de personalidad puede cerrarse en prejuicios y fobias fallando la confianza en sí mismo necesaria para alcanzar nuevas empresas.

Procurando un contacto feliz con un universo físico, psíquico y social más rico se favorece la eclosión de personalidades abiertas, emprendedoras, atrevidas que se sientan en plena armonía con el mundo que le rodea.

A continuación os dejo con el vídeo en el que explica palabra por palabra lo que arriba está escrito. Para los que les gusten más los vídeos que los textos.

¿Cómo se Forja la Personalidad de un Niño?

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Espero que te haya gustado el post: ¿Cómo se Forja la Personalidad de un Niño? un poquito largo y técnico pero interesante, a mi juicio. Si te ha gustado deja un comentario y comparte en tus redes sociales.

También te puede interesar:

9 Meses de Embarazo en 4 Minutos

7 Consejos Para Eliminar el Estrés en la Maternidad

Fuente: guiainfantil.com

Imagen: greyerbaby